Adiestrar a un cerdo vietnamita: Parte 2

El adiestramiento del Cerdo VietnamitaTal y como comentamos en el artículo anterior, no es difícil tener adiestrado un cerdo vietnamita. Son mascotas muy inteligentes pero que necesitan de una atención constante y repetitiva para que puedan asumir perfectamente las disciplinas que les enseñemos. Una vez que lo hayan comprendido, disfrutaremos de una mascota educada, limpia y muy agradable.

Aprender a usar el arenero:

La ventaja de los cerdos vietnamitas enanos, al contrario de lo que podamos pensar, es que son animal extremadamente limpio que jamás comen y realizan sus necesidades en el mismo lugar, porque su potente olfato les hace diferenciar ambos lugares. Así podremos instalar un tradicional arenero como el que usan los gatos para hacer sus necesidades para que las haga nuestro cerdo vietnamita. Este arenero está disponible en cualquier tienda de mascota. Es conveniente tenerlo siempre limpio y aseado ya que, de otra forma, el cerdo se negará a usarlo.

Con correa para salir a la calle:

Es muy típico ver a este tipo de animales con una correa al igual que perros o gatos. La forma en la se ha extendido esta mascota por muchas familias ha obligado a ingeniar ideas para que dueños y animales disfruten de la libertad y el placer de pasear con sus mascotas. Para poder poner la correa es tan sencillo como introducir el arnés por la cabeza, no hay peligro a que nos ataque o sea agresivo, tan sólo puede que se asuste las primeras veces, pero luego cogerá confianza y verá que es algo normal.

Ven, quieto y siéntate:

Al igual que un perro, el adiestramiento del cerdo vietnamita se puede llevar a cabo mediante el método de clicker (por el cual asocia un sonido a una acción) y por el método de recompensa. El entrenamiento es el mismo que puede realizarse con un perro. A la palabra “Ven” acudirá asociando su nombre con la orden de venir, acompañada con un gesto con nuestro cuerpo y se realizará con un tono de voz natural. La orden de estar “quieto” debe ser expresada de forma más enérgica, acompañada con el gesto de mano extendida en frente de la mascota. La orden de “Siéntate” debe realizarse con algo más de paciencia, habiendo en todas un click cuando se realice correctamente la acción junto con la recompensa.